jueves, 9 de octubre de 2014

SOMOS TAN EQUILIBRADOS QUE EL ÉBOLA AMENAZA CON CONVERTISE EN EL PRIMER VIRUS EQUILIBRANTE DEL MUNDO. (DEDICADO A Teresa Romero: ánimo campeona!!!)

Este es uno de los países más equilibrados del mundo mundial. Mitad hipos de puta, mitad no, mitad preparados y cualificados, mitad no y como no, dentro de tales subdivisiones otras y otras hasta aburrirnos. Pero ni por esas. Aquí falla algo porque estamos en perfecta sincronía con la íntima esencia creadora (que dirían los taoistas).


Yo creo que se trata de que aún habiendo equilibrio, este siempre se rompe hacia el mismo lado. Si nos trasladamos a los múltiples campos interdisciplinares, nos damos cuenta de que hasta la más pequeñita de las empresas u organización vamos a encontrar más de lo mismo.
Por un lado, los que valen de verdad para el desempeño de este u otro cometido de cierta importancia o relevancia. Y por otro los babas, hipos de puta, inútiles integrales, mentirosos, intrigadores, pelotas, come...
Bueno.... vamos a definir a este lado como "YIN". Por aquello del Yin-Yang o necesario equilibrio para el armónico fluir de la energía. ¿Y que pasa con el lado "Yang"? Si hombre, el otro, el de los competentes y honrados, el de los preparados de verdad, el de las buenas personas..

Pues aquí esta la clave. Dice el TAO, que si hay un exceso de YANG, se produce el síndrome de plenitud y que si lo que merma en exceso es el YIN, hablamos de un síndrome de vacío. Ambos son sinónimo de enfermedad. Y según esta doctrina filosófica y existencial, no hay nombre para las enfermedades ya que todas son síndrome YANG o síndrome YIN.
Si te das cuenta, aquí, "in Spain", de plenitud nada de nada. Que digo yo, que aunque el YANG (los aptos) se desbordase, sería preferible  padecer esa patología de características efervescentes, de actividad de calor cotidiano en todas las áreas. Pues que cojones que no!!
Siempre padecemos el síndrome contrario, el YIN (los hijos de p...). Esto es, el anteriormente referido síndrome de vacio.  Y si no que se lo pregunten a Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del Ébola.

Todo ha sido vacio a su alrededor, desde los múltiples errores, hasta el intento de querer matarla (política-mezquina-fascistamente hablando)  en vida, poniendo en duda su honradez profesional y pretendiendo hacerla cargar con todas las culpas de la crisis sanitaria, para así poder seguir medrando y haciendo los que les sale de su escasa materia gris.

El mencionado contagio ha desatado una alarma social justificada aunque no necesaria. Pero es que si este hecho lamentable si hubiese producido en un clima de seriedad, competencia y transparencia moral, dicha alarma ni siquiera habría saltado.

Espero y deseo que se restablezca porque las últimas noticias no son muy esperanzadoras precisamente. Pero confiémos en que el YANG de Teresa, que lo tiene y muy grande alumbre su recuperación y le permita vivir esto como un simple mal recuerdo YIN.

Si deseas ahondar en conocimientos sobre el virus del Ëbola en cuentión prueba este enlace de wikipedia, que en mi opinión es muy bueno al respecto.


Anuncios 600x400

Mi lista de blogs